jueves, 31 de mayo de 2018

3 Anuncios por un crimen -- Una furia controlada y dirigida

Título: Tres Carteles a las Afueras
Dirección: Martin McDonagh
Producción: Graham Broadbent Pete Czernin Martin McDonagh
Guion: Martin McDonagh
Música: Carter Burwell
Fotografía: Ben Davis
Montaje: Jon Gregory
Protagonistas: Frances McDormand
Woody Harrelson
Sam Rockwell
Abbie Cornish
John Hawkes
Peter Dinklage
País:Estados Unidos Reino Unido
Año: 2017
Estreno: 10 de noviembre de 2017
Duración: 115 minutos

Justicia; estoy convencido de que la idea de la justicia al menos aquí en mi país es sinónimo de “castigo” hablando por ejemplo de los crímenes cometidos a la “ley” el sistema de justicia se enfoca en capturar y castigar al responsable, digamos de eso se trata a grandes rasgos, crimen = castigo, aunque el castigo sea igual o peor de criminal que el perjurio propio, algo a mi parecer muy delicado pero espantoso, a mi parecer todos son criminales en potencia, hay una línea muy delgada entre en deseo de hacer daño y realmente hacerlo, es decir, para mí, igual de culpa, igual de criminal es aquel que piensa en matar a alguien que el que realmente lo hace, de hecho el que solo lo piensa aparte de ser criminal es un hipócrita pues se agarra del crimen del asesino para hacerse el inocente, es decir, “el asesino es un maldito culpable que merece la cárcel, yo también quería matar a ese pobre hombre, pero no lo hice, porque soy persona de bien, todos somos inocentes por que no ejecutamos la acción de quitar la vida, el asesino es el que si la ejecutó” así de hipócrita es la sociedad, como reitero, todos son psicópatas, asesinos, criminales en potencia mientras exista uno, es decir, mientras halla ladrones, criminales, asesinos, vampiros, todos lo somos, son ellos quienes evidencian lo podrido de la sociedad, mientras exista uno, todos lo somos.

Mildred Hayes -interpretada por la increíble Frances McDormand- está emputada mijo, muy muy emputada, su hija menor fue víctima de una catástrofe, fue quemada viva, violada y asesinada……en ese orden (perdón por el humor negro pero así mismo está presente y tan cabrón el humor en la película) por un asesino anónimo al cual no han capturado, Mildred, con la intención de liberar su culpa en el asunto y castigar al responsable, alquila 3 anuncios, carteles o “espectaculares” -en mi pueblo- a las afueras del pueblo donde en cada cual anuncia el crimen y culpa al actual jefe del departamento de policía “Galaxia” es decir Bill Willoughby interpretado por Woody Harrelson quien en parte empático con la situación de Mildred, trata de hacerla entender de lo “ineficiente” que puede ser a veces el sistema de justicia y que a veces aunque no lo parezca (ja!) se trata de hacer todo lo posible, Mildred incrédula no desiste de su labor y única esperanza, y con la intención de evidenciar lo inútil e irresponsable que es precisamente ese departamento de policía, no claudica en su misión teniendo así que lidiar y enfrentarse con el Oficial Jason Dixon, un culebro racista, intolerante y todo lo que quieras que como subordinado del “poder legislativo” impuesto trata de representar el respeto y libertinaje del sistema de justicia del pueblo. OJO!!

Woody Harrelson interpretando a galaxia
en la película “locos de ira”
Todo da un giro inesperado cuando el jefe Bill Willoughby sabiendo del poco tiempo de vida que le queda debido a un cáncer que padece, decide tomar una decisión bastante controversial en el pueblo pues con mayor razón desata una serie de consecuencias que ponen al filo del nervio todo el argumento de la película y es que:
Cuando parece ser que la justicia no existe, que el sistema de leyes solo atiende a sus intereses, que cuando intentas incluso preguntar o dispersar las dudas de las aparentes irregularidades en un sistema supuestamente bien sustentado, y lo único que encuentras es la irresponsabilidad del impío, la indiferencia del que tiene la posibilidad de ayudar, y que en lugar de ayuda del responsable de indagar hechos irregulares recibes violencia, ¿qué se debe hacer? ¿Cuál es la actitud a tomar?

El perdón, uno de los principales protagonistas de esta película, Mildred incapaz de sentir el dolo ajeno debido al gran dolor que padece, así mismo es incapaz de imaginar el gran apoyo que los semejantes realizan a su causa donde cada quien en su forma y sentido de la lógica tratan de evitarle más o menor dolor, a tal grado que no se da cuenta del dolor que va causando a su paso y las consecuencias de sus actos, lo que contradictoriamente demuestra en pos de la venganza donde sin importar los grandes baches por los que parece su lucha no tiene sentido alguno, es formidable el enfoque del dolor y furia que bien controlados y dirigidos mantiene cual decisiones sin marcha atrás o razón en fenecer tuviera en cuenta.

Las actuaciones son por mas increíbles, definitivamente te encuentras con veteranos del tema de la actuación, un gran reparto que te deja la sensación que debieron dedicarle más tiempo a esos extras que apoyan a la protagonista, muy buena propuesta para esta época donde el tema de la revolución y la rebeldía andan ya en lo más profundo de las moléculas humanas tan excitadas por explotar en una revelación de ideas y actitudes tan puras como el agua……aunque no tengan ni pinche idea.

Con aproximadamente 7 nominaciones al premio óscar donde Frances McDormand (la protagonista Mildred Hayes) ganó a mejor actriz, es una película infaltable en tu colección, definitivamente una joya del cine que te hará replantearte tus conceptos sobre “el bien y el mal” y sobre todo tu creencia y concepto de la “justicia” no te la pierdas.


-Richi

No hay comentarios:

Publicar un comentario