jueves, 7 de junio de 2018

Kiki: Entregas a domicilio – Brujas, las científicas de la naturaleza (Retro Reseña)


Ya había comentado algo sobre la influencia occidental que pareciera cada vez más tomar terreno y gobernar en las distintas tendencias y modas que enajenan a mis queridos mexicanos, lo hablé en la reseña de --Fatal Frame-- con el tema de los fantasmas, y es curioso porque el tema de las brujas es muy similar y bastante más ignorante, pues a la fecha se mantiene esa tradición del miedo por parte de los inseguros mis paisanos contra las que son y fueron sus hermanas que en pos de la sanidad y armonía de su comunidad fueron quemadas, violadas y asesinadas.

Y así es como el miedo pasa a la posteridad, conceptualizando a la mujer bruja siempre en un sentido negativo, siempre haciendo el “MAL” y un montón de estupideces que ni el tiempo valen para mencionar, cuando en realidad REPITO Lejos de ser mujeres con verrugas, algo sucias y que surcan el cielo montadas en una escoba, las brujas eran mujeres que utilizaban sus conocimientos para hacer el bien a su comunidad, visto como ritos paganos por los fanáticos del cristianismo (y claro, por el poder del comercio que desde ya controlaba masas) de alguna manera (con los discursos más ingeniosos y lógicos me imagino) logran vincular estos actos con lo “maligno” dando así la inquisición a perseguir a las mujeres sabias.

Lejos de reconocer la gran fuerza de equilibrio que es aquella energía femenina, todo queda mal interpretado dando lugar a una lucha de géneros donde la mujer ahora envenenada y desequilibrada en su ser llega al poder imitando a su agresor actuando de forma idéntica devastando su alrededor, dormida, lastimada, sin saber que posee el gran poder del amor, la gran responsabilidad de cuidado de la semilla en su vientre, algo que la naturaleza no le ha encargado al hombre (para los que creen que los hombres son “mejores”)…..un momento, pues no la responsabilidad recae sobre el superior? A sí, no hay superiores ni inferiores….

¿Alguien sigue aquí?

Acabo de recordar que esta es la reseña de una película, mejor pasemos a la película pero juro concluir el tema en otra nota porque me parece da de que hablar.

Ya había hablado de una película de este gran director: Hayao Miyazaki en una reseña anterior de la película --Arrietty y el mundo de los diminutos – en esta ocasión les recomiendo esta bella obra que a pesar de su edad pues se estrenó allá por el año 1989 (hey!! Es el año en el que nací yo, see!! Ya me cae mejor esta peli) puede convertirse en todo un clásico si se llegara a estrenar en estos tiempos, y por supuesto que te encantara pues ahora, en una época…… --iba a decir despierta pero no me agradó tanto, digamos; más lejana del medievo—puede caerte como revelación y una muy buena opción para el público infantil que es para quien fue creada, quizás de alguna forma ayude a terminar esa tradición errónea de miedo y violencia (hey!! A mí me recetaban Barney, pistas de blue…..enserio? hey padres!! Un poco más de criterio por favor)

La historia se centra en kiki, hija de una bruja que, según la tradición de las brujas, a la edad de 13 años debe abandonar la casa de sus padres y aventurarse a buscar una ciudad donde –siempre y cuando ésta no tenga una bruja ya viviendo allí- debe instalarse y descubrir su destreza y habilidades para así ser una bruja útil al servicio del pueblo, todo se complica cuando se enfrenta a las adversidades que representan una vida independiente, descubrir el verdadero valor del trabajo, la frustración al tratar de encajar en una sociedad indiferente; ella junto a su gran amigo Jiji –un simpático gato negro—descubrirán la alegría del servicio al bien común, la importancia de la confianza en si mismo y el gusto de vivir para los demás en esta pequeña bella joya del estudio Ghibli y quinta película del ya mencionado Hayao Miyazaki.

No se juzga a un libro por su portada, ni por su contenido, NO SE JUZGA!!

La película es rica en contenido, una bruja que busca servir al prójimo, y a pesar de ser recibida de forma hostil a su llegada a la ciudad, donde fue menospreciada, ridiculizada y hasta amenazada por un policía por la forma deliberada de volar (así es, casi me la entamaban) es el deseo de no fallar el que le da la fuerza y voluntad para no claudicar y así no guardar rencor contra ese pueblo tan severo ante lo nuevo.

Una excelente obra para los niños y en especial para las pequeñas y jóvenes niñas, pues fácilmente pueden identificarse con la protagonista por las penurias y dramas por las que todo y toda joven debe caminar para llegar a la madurez, la película lo plantea de forma bastante amena en forma de circunstancias y decisiones que pasa y toma Kiki, por ejemplo con un vano intento por ser aceptada y encajar en ese acelerado ritmo al que marcha la sociedad, pierde la confianza en sí misma al ver resultados opuestos y por consecuencia pierde su individualidad y verdadera libertad, reflejada en la pérdida de su gran habilidad de volar.

La amistad forma una pieza clave en el desarrollo de kiki, por un lado tenemos a Tombo, un joven amante de la aviación que sueña con volar algún día, una revelación para la protagonista pues entiende el concepto de la individualidad y que es necio compararse con las demás personas cuando tiene talentos que la hacen única y especial, y por otro lado aparece Úrsula una joven pintora e independiente que vive en una cabaña escondida en el bosque (y que estoy seguro de que se trata de chihiro adulta) quien le devuelve la confianza en sí misma, haciéndole notar el problema que puede ser el trabajo e insufrible el esfuerzo al mismo si uno solo piensa en el fruto a obtener, la conciencia de todos los actos cuando la inspiración está presente y que la voluntad y –nuevamente- esfuerzo y dolor valen la pena si estos son por amor.

Una excelente forma de ver el camino de la niñez a la madurez, el respeto sobre todo y la magia del amor.

La película fue re-estrenada en DVD y BlueRay en 2010 no dejes de verla, nuevamente son de esos títulos que pasan desapercibidos por los grandes productos comerciales que los opacan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario